Palencia: 979 720 535 / 658 862 954 - Guardo: 979 850 307 / 679 494 827
ATM

Tratamientos ATM

Los trastornos de la articulación temporomandibular (trastornos de la ATM) son problemas o síntomas de las articulaciones que conectan la mandíbula inferior al cráneo.

Existen dos articulaciones temporomandibulares apareadas, una a cada lado de la cabeza, localizada justo al frente de los oídos. La abreviación "ATM" literalmente se refiere a la articulación, pero con frecuencia se utiliza para referirse a cualquier trastorno o síntoma de esta región.

 

Muchos síntomas relacionados con la ATM son causados por efectos del estrés físico y emocional sobre las estructuras alrededor de la articulación. Estas estructuras abarcan:

  • Disco cartilaginoso en la articulación
  • Músculos de la mandíbula, la cara y el cuello
  • Ligamentos, vasos sanguíneos y nervios cercanos
  • Dientes
  •  

    Por ejemplo, el estrés diario puede llevar a la persona a apretar y rechinar los dientes, tanto durante el día como en la noche mientras duerme. Apretar los dientes significa que la persona sujeta fuertemente los dientes de arriba y de abajo, especialmente los dientes posteriores. Esta fuerza estresante ejerce presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula.

     

     

     

    Muchas personas que aprietan los dientes también los rechinan. El rechinamiento de los dientes se presenta cuando la persona desliza los dientes unos sobre otros, generalmente en movimientos hacia los lados o de atrás hacia delante. Esta acción puede desgastar los dientes y producir ruido suficiente en las noches como para molestar a las personas que duermen cerca.

     

    La mala postura puede también ser un factor importante en la ATM. Por ejemplo, mantener la cabeza hacia adelante todo el día mientras se está mirando un ordenador tensiona los músculos de la cara y el cuello.

     

    De igual manera colaboramos con especialistas en odontología que entienden nuestro trabajo y el beneficio que al paciente le puede suponer en tratamientos de ortodoncia, implantes, férulas, etc, debido al desajuste inicial que sufre el paciente hasta que se adapta al especifico tratamiento que le ha realizado el especialista en odontología, Todo ello, como siempre, en beneficio de nuestro protagonista: El paciente.

     

    La dieta y la falta de sueño podrían ser también los factores causantes de desordenes mandibulares.
    Estos puntos desencadenantes pueden remitir el dolor a otras áreas causando un dolor de cabeza, de oído o de dientes.

    Además existen causas de síntomas relacionados con la ATM como son: artritis, fracturas, dislocaciones y problemas estructurales presentes al nacer.

    .

     

    SINTOMATOLOGIA

  • Dificultad o molestia al morder o masticar
  • Chasquido al masticar o abrir la boca
  • Dolor facial sordo en la cara
  • Dolor de oído
  • Sensación de fricción al masticar
  • Dolor de cabeza
  • Dolor o sensibilidad en la mandíbula
  • Disminución de la capacidad de abrir o cerrar la boca
  •  

    SIGNOS Y SINTOMAS

     

    Sonidos

    Uno de los síntomas más comunes en la articulación. Puede o no estar acompañada de dolor. Pueden ser chasquidos o crepitaciones.

    Subluxación

    Condiciones artríticas

    Generalmente ligadas a alteraciones morfológicas de las articulaciones, como resultado de una degeneración articular, presentan una gran tendencia a producir chasquidos, crepitaciones, tratamientos y desviaciones en apertura.

     

     

    Resaltos

    Representada algunas veces por una sensación de tratamiento de las articulaciones. La etiología de este síntoma puede estar ligada a un dislocamiento del menisco, a alteraciones morfológicas de las articulaciones, supraextencion de los ligamentos, etcétera, puede ser el resultado de traumas, una apertura muy amplia de la boca (durante el bostezo o procedimiento quirúrgicos) etcétera. Esta condición tiene la tendencia a perpetuarse si no es tratada o controlada a tiempo, con el uso de placas de mordida o ejercicios especiales.

     

     

     

     

     

    El tratamiento de esta patología, siempre en función de las necesidades especificas del paciente, van desde la corrección postural, pasando por la masoterapia, electroterapia analgésica, movilizaciones internas y externas hasta la recomendación de un programa de ejercicios específicos para el paciente